Portada / Cursos / Veterinaria / Ayudante Técnico Veterinario
  • Título oficial
    Lorem ipsum
  • Duración
    XXX
  • Comienzo de la formación
    XXX
  • Metodología
    A distancia
  • Precio
    XXx€
  • Financiación
    Lorem ipsum
  • Título oficial
    Lorem ipsum
  • Duración
    XXX
  • Comienzo de la formación
    XXX
  • Metodología
    A distancia
  • Precio
    XXx€
  • Financiación
    Lorem ipsum

¡Quiero trabajar en veterinaria!

Si te has preguntado dónde poder formarte en algo relacionado con el sector de la Veterinaria, te apasionan los animales y nada te gustaría más que poder desarrollar tu carrera trabajando cuidándoles, sin duda un curso de ayudante técnico veterinario es una opción ideal para ti.

La formación es uno de los aspectos más importantes a la hora de lograr trabajar en algo que te apasiona, pero elegir dónde y cómo formarte no siempre es tarea sencilla. Es por ello que estamos dispuestos a echarte una mano para hacerte más llano el camino hasta convertirte en un profesional técnico especializado en el cuidado de animales y mascotas.

Un curso de Ayudante Técnico Veterinario te aportará los conocimientos necesarios que se requieren para poder trabajar en el sector y además te permitirá acreditarlos de manera que tu currículum tendrá ese valor añadido que puede marcar la diferencia en una candidatura frente a otros perfiles.

¡Elige tu curso de Ayudante Técnico Veterinario y profesionaliza tu pasión!

0
de animales domésticos en España
0
de hogares españoles con mascota
0
centros veterinarios en España
0
brutos de salario medio

Curso de Ayudante Técnico Veterinario

Echa un vistazo al temario ¡Vamos!

¿Cuáles son las funciones de un Ayudante Técnico Veterinario?

Como Ayudante Técnico Veterinario hay muchas tareas que puedes realizar por ejemplo en una clínica, siempre y cuando tengas los conocimientos y te hayas especializado para llevarlas a cabo. Entre las más habituales se encuentran:

  • Técnicas auxiliares de cuidados en animales: El cuidado de los animales es la principal tarea que tiene cualquier miembro del equipo, se trate de personal más cualificado o experto o de personal técnico. Un Ayudante Técnico Veterinario debe estar familiarizado con qué tipo de cuidados requieren determinados animales y cómo abordarlos para asegurar un trato correcto que permita al resto del equipo llevar a cabo sus propias tareas y tratamientos con garantías.
  • Procedimientos de imagen para el diagnóstico: Un Ayudante Técnico Veterinario tiene que contar con conocimientos específicos en lo que a técnicas de radiografía, ecografía o electrocardiogramas se refiere para poder dar soporte al personal veterinario encargado de la realización de estas pruebas. La tarea del ayudante será la de preparar cualquier material, aparatología y recursos necesarios para llevar a cabo las pruebas diagnósticas gracias a las que detectar anomalías o enfermedades en animales.
  • Atención al cliente: Las labores de atención al cliente son asimismo muy importantes y por ello es necesario tener en cuenta que un Ayudante Técnico Veterinario deberá contar con ciertas dotes comunicativas y destreza en el trato directo con las personas así como con las tareas asociadas a la gestión de la agenda, calendarización de citas u organización de consultas.
  • Procesos de venta en clínicas y centros veterinarios: Un Ayudante Técnico Veterinario debe poder manejar cualquier herramienta que se emplee en el centro veterinario o de atención y cuidado de los animales para la gestión de pagos, cobros o reembolsos.
  • Gestión y administración de documentación: Las citas, las consultas, los informes veterinarios tanto diagnósticos como de tratamientos, deben reflejarse en documentos accesibles para el equipo. La gestión de estos documentos se establece dentro del centro veterinario conforme a unos determinados protocolos internos que el Ayudante Técnico Veterinario debe conocer. Cada centro puede establecer sus propias reglas y, en cualquier caso, deben conocerse y aplicarse para agilizar y facilitar el trabajo de todo el equipo. Tanto si se trabaja con documentación en papel como computerizada, el Ayudante Técnico Veterinario debe estar al tanto de cómo se crean, modifican, archivan o envían esos documentos.
  • Manipulación de muestras biológicas en laboratorio: Tanto en la fase diagnóstica como en la fase de tratamiento puede darse la necesidad de recoger muestras biológicas para determinar dolencias, realizar cultivos con los que concretar qué fármacos administrar, etc. El Ayudante Técnico Veterinario debe conocer con detalle cómo es el funcionamiento de este proceso y debe tener en cuenta las medidas oportunas para que el manejo de las muestras sea seguro y que en ningún caso la fiabilidad de los resultados se vea comprometida debido a fallos en la manipulación.
  • Medicina preventiva en mascotas: Como Ayudante Técnico Veterinario, el personal que ostente este puesto deberá estar familiarizado con la realización de tareas médicas de prevención, pudiendo aplicar sus conocimientos en materia, siempre que pueda cumplir con los protocolos establecidos y no ponga en riesgo la vida o capacidades funcionales de los animales.
  • Apoyo en intervenciones quirúrgicas: El Ayudante Técnico Veterinario deberá conocer cómo se desarrollan los procedimientos quirúrgicos y ofrecer toda su ayuda a los veterinarios cirujanos, además de asegurar la asepsia del material y el entorno donde se llevarán a cabo.
  • Asistencia pre y post operatoria: Toda intervención quirúrgica, independientemente de la gravedad, conlleva un determinado nivel de asistencia al animal intervenido tanto previamente como una vez realizada la cirugía. En este sentido, el Ayudante Técnico Veterinario será el encargado del acompañamiento del animal y de llevar un control de cuanto es necesario para asegurar que la operación sea exitosa.
  • Asesoramiento: El Ayudante Técnico Veterinario deberá desarrollar también tareas de asesoramiento a quienes lo soliciten a la hora de realizar un determinado diagnóstico o tratamiento. Debe poder dar soporte al personal del centro para optar por la solución más adecuada.

Para convertirte en un trabajador competente en un puesto de Ayudante Técnico Veterinario, además de contar con los conocimientos exigidos, será vital entender que la práctica y la experiencia también entran en juego.

No obstante, afianzar los conocimientos teóricos es la base sobre la que después serás capaz de desarrollar tu carrera de forma eminentemente práctica. ¿Estás dispuesto/a a trabajar cuidando de animales y mascotas? ¿Qué te hace falta para ello? Descúbrelo a continuación.

El perfil profesional de un Ayudante Técnico Veterinario

Para desarrollar las tareas de cualquier puesto de trabajo es necesario entender que la cualificación y el nivel formativo son vitales pero que además de todo ello hay también otras cuestiones a considerar, igualmente importantes.

Los conocimientos teóricos nos permiten desarrollar las tareas técnicas, pero las aptitudes, habilidades y capacidades personales nos permiten desarrollarlas de manera más sencilla o enfrentarnos a cualquier eventualidad de forma que el trabajo salga adelante más fácilmente.

Comunicación y habilidades interpersonales

Es muy importante contar con dotes comunicativas y tener habilidades interpersonales ya que, aunque el trabajo de Ayudante Técnico Veterinario radica en el cuidado de animales, estarás en constante contacto con otras personas, ya sean compañeros/as o clientes.

Como entre las funciones principales está dar soporte y apoyo a personal cualificado dentro del centro, contar con estas habilidades interpersonales te resultará muy beneficioso. De esa forma, captar los mensajes tanto de compañeros/as de profesión como de los clientes y saber darles respuesta se hace mucho más sencillo.

Compromiso

Una persona que quiere ser Ayudante Técnico Veterinario o trabajar cuidado animales y curando sus enfermedades o patologías casi siempre encuentra un factor vocacional que le lleva a dedicarse a ello. Este factor vocacional está íntimamente ligado al compromiso, otra de las cuestiones importantes en un perfil profesional de este tipo.

Cuando hablamos de compromiso laboral nos referimos, claro está, al nivel de implicación de la persona para con sus tareas dentro del trabajo, pero también al hecho de involucrarse en la consecución de los objetivos y en la transmisión de los valores del centro veterinario. La pasión por un tipo de trabajo tan vocacional como este suele hacer que el nivel de compromiso sea mayor que en otros sectores o profesiones y suele surgir de manera muy natural.

Si para ti no supone ningún esfuerzo comprometerte con el trabajo de Ayudante Técnico Veterinario y demostrarlo día a día en el desarrollo de tus tareas, seguramente se deba a que has nacido para ello y que esta es tu verdadera vocación.

Empatía

Esta es sin duda otra de las habilidades también deben tenerse en cuenta en el desempeño de tus labores como Ayudante Técnico Veterinario. Ser empático/a o poder participar de los sentimientos y de la realidad de los demás (en este caso, de los animales) es vital para darles un trato adecuado, pero también puede ser un hándicap. ¿Por qué? Te lo explicamos a continuación.

Si el nivel de empatía es normal, siempre buscarás hacer el bien para el animal y resolver cualquier problema que pueda tener dentro de las prácticas aconsejadas para ello. Pero, ¿qué ocurre si eres una persona especialmente empática y eso te lleva a ser además altamente sensible? Puede que determinadas técnicas te resulten más difíciles de aplicar de lo que son en realidad porque eres capaz de ponerte más fácilmente en el lugar del animal y hacerte eco de su dolor, de su miedo o de su ira.

Organización y planificación

Que una persona que quiere ser Ayudante Técnico Veterinario sea organizada y tenga capacidad de planificación y buena gestión del tiempo y los recursos siempre será algo positivo.

Si eres una persona metódica, ordenada y con capacidad para sistematizar tareas propias y de compañeros/as o superiores, llegado el caso, sin duda tu perfil profesional ofrecerá un plus respecto a otros perfiles. Las capacidades organizativas están muy bien valoradas en casi cualquier puesto y el sector veterinario no puede ser menos, sobre todo si tenemos en cuenta que tratamos con seres vivos, cuya salud depende de nuestro trabajo.

Multitasking

Generalmente un Ayudante Técnico Veterinario tendrá algunas tareas muy específicas que pueden repetirse más o menos de forma habitual a lo largo de las jornadas laborales y que no necesariamente exijan hacer varias de forma simultánea.

En cambio, habrá momentos de mayor carga de trabajo por volumen de pacientes, o por estacionalidad o por falta de personal en un momento puntual, incluso, que impliquen estar muy activo/a resolviendo varias cuestiones a la vez. Así ocurre también en las urgencias, como es lógico, donde todas las manos posibles a veces no son suficientes y hay que doblar esfuerzos, ya que una vida puede estar en juego.

Trabajo en equipo

Muy rara vez un trabajo en veterinaria no exigirá trabajar codo con codo con compañeros/as o superiores y es por ello que ser especialmente habilidoso/a en el trato con más personas a la hora de trabajar es de gran importancia.

El sector veterinario es un sector especialmente cooperativo, pero si además tenemos en cuenta que el puesto de Ayudante Técnico Veterinario lleva implícita la condición de apoyo y soporte, es lógico pensar que ser una persona colaboradora y llevadera para trabajar en equipo hará más sencillo el día a día. Se trata, en todo caso, de asegurar que los resultados conjuntos serán óptimos.

Habilidades informáticas

A estas alturas es innegable que el manejo de equipos informáticos es casi vital para el desarrollo de cualquier trabajo. El sector de la veterinaria, como tantos otros, está también avanzando en este sentido y la modernización de clínicas, consultas, hospitales, laboratorios y otros centros donde haya atención veterinaria está a la orden del día.

Así es que ya no basta con controlar todos los procesos que implica el desempeño de tus funciones como Ayudante Técnico Veterinario, sino que será casi condición sine qua non que puedas manejar con soltura con equipos informáticos y tener nociones de ofimática para tramitar citas, altas, ingresos, facturas incluso, o cualquier otra documentación que sea necesaria.

Trabajar como Ayudante Técnico Veterinario: salidas profesionales

Si trabajar en el sector veterinario es tu sueño y estás valorando formarte para ser Ayudante Técnico Veterinario, seguro que te interesará saber cómo se está desarrollando este sector en nuestro país y qué salidas profesionales ofrece un puesto como tal.

Las clínicas y los servicios veterinarios han vivido un incremento de su actividad desde el punto de inflexión que supuso el año 2013 en el sector. Entonces se produjo un retroceso en los ingresos debido a varios factores, entre los cuales encontramos la crisis global y el impacto de la subida impositiva. Desde entonces, el crecimiento del sector veterinario ha sido significativo. Además, se está normalizando y extendiendo cada vez más el concepto “One Health” que hace alusión a la colaboración de múltiples disciplinas de todos los ámbitos para trabajar tanto a nivel local como nacional como internacional para la conservación y el cuidado de la salud de personas, animales y del medio ambiente, considerándolos un todo integrador.

¿Sabías que la media de pacientes de clínicas veterinarias se ha incrementado en los últimos años?

Asimismo, la mayor parte de las clínicas reciben nuevos pacientes generalmente por recomendación de amigos o familiares, por la cercanía de la clínica al hogar o porque encuentran información en Internet acerca de su centro. A la hora de quedarse con una clínica en concreto, las personas valoran sobre todo el manejo y el trato que el personal da a los animales. Ahí es donde entra en juego tu labor como profesional y por eso tus habilidades y formación como Ayudante Técnico Veterinario son primordiales para fidelizar a los clientes de una clínica veterinaria.

Pero, ¿sólo se puede trabajar en este tipo de centros si se es Ayudante Técnico Veterinario?  Lo cierto es que no y la oferta laboral es en realidad más amplia. ¡Veámosla!

Las salidas profesionales de un ayudante técnico veterinario

Claramente, los centros veterinarios son la primera salida profesional que uno/a se plantea al formarse como Ayudante Técnico Veterinario, pero hay muchas otras opciones que puedes valorar y que harán que amplíes tu horizonte durante la búsqueda de trabajo. Hablemos de algunas de ellas:

  • Hospitales veterinarios: Estos consultorios se suelen llevar casos veterinarios que requieren una valoración y un trato especial o que revisten mayor gravedad y para los cuales no están preparadas las clínicas. En ellos sí se cuenta con recursos, personal y equipos de aparatología específicos.
  • Servicios de urgencias veterinarios: No son pocas las clínicas que cuentan con servicios de urgencias integrados, pero en ocasiones no es así y existen otros centros específicos para tratar este tipo de casos. Estos servicios pueden externalizarse debido a cuestiones de horario, dando lugar a centros 24h, por ejemplo, en los que tanto el personal experto como el técnico de apoyo se turna para dar cobertura día y noche ante cualquier situación de emergencia.
  • Laboratorios: Los laboratorios específicos del sector también cuentan con perfiles como el de Ayudante Técnico Veterinario para dar soporte al personal cualificado que desarrolla la recogida y análisis de muestras del animal.
  • Centros de investigación: En este tipo de instalaciones se llevan a cabo labores de investigación para evaluar la conveniencia y eficacia de nuevos tratamientos, para desarrollar nuevas técnicas de diagnóstico o la categorización de patologías poco habituales o desconocidas hasta un determinado momento.
  • Parques naturales: Se trata de entornos con características biológicas especiales donde se garantiza la protección de fauna y flora y, por tanto, contar con el apoyo de un equipo veterinario puede ser vital para evitar la propagación de enfermedades o para tratar dolencias concretas.
  • Reservas zoológicas: Los zoos y las reservas zoológicas suelen contar también con equipos veterinarios en plantilla que puedan dar una rápida respuesta a las necesidades de los animales que se encuentran en las instalaciones.
  • Centros de cría: Estos espacios están destinados a la cría de animales y generalmente también cuentan con personal cualificado con recursos técnicos y humanos para atajar enfermedades o patologías que afecten a la producción.
  • Escuelas de adiestramiento: Los animales han saltado también a otros ámbitos aparte del doméstico y no son pocos los deportes, por poner un ejemplo, en los que la presencia animal es importantísima. Muchas escuelas de adiestramiento además de cuidar y enseñar a los animales para competir, pueden educarlos para asistir a personas o a equipos de salvamento o policiales.

Como ves, no solamente las clínicas veterinarias son en sí mismas el centro de toda salida laboral del sector y como Ayudante Técnico Veterinario tienes muchas otras opciones en la búsqueda de trabajo. Una vez hayas encontrado la formación perfecta y puedas acreditar tus conocimientos, todas las alternativas que te presentamos anteriormente son perfectamente válidas. ¿Te gustaría conseguir desarrollar tu carrera profesional en el sector veterinario?  ¡Fórmate ya!

¿Qué aprenderás con un curso de Ayudante Técnico Veterinario?

Un curso de Ayudante Técnico Veterinario siempre será una opción ideal para alguien que como tú, quiere desarrollar su carrera trabajando con animales. Si bien cada formación es diferente y cada escuela tiene su propio método y materiales, por lo general suele haber unos determinados temas comunes y cuyo conocimiento los/as alumnos/as deberán acreditar mediante las pruebas pertinentes.

¿Cuáles son por lo general estos temas? Aquí van algunos de ellos:

  • Anatomía animal: Como es lógico, conocer cómo es el funcionamiento del cuerpo de los animales será vital para poder realizar diagnósticos y tratamientos adecuados.
  • Imagen para el diagnóstico: Se trata de aprender cómo funcionan los principales aparatos de radiología o ecografía con los que poder determinar patologías o enfermedades.
  • Análisis de muestras biológicas: La extracción y manipulación de muestras biológicas es un aspecto muy importante para que el laboratorio cuente con material para trabajar, así que conocer los protocolos para evitar la contaminación de las mismas es un tema muy común a cualquier curso de Ayudante Técnico Veterinario.
  • Nutrición: La alimentación de los animales es sin duda otro aspecto importante que debes conocer para administrar o recomendar dietas específicas con las que tratar determinadas dolencias.
  • Urgencias, hospitalización y quirófano: Todo lo relacionado con estas 3 cuestiones es vital para el desarrollo de tu trabajo y la mayoría de los cursos de Ayudante Técnico Veterinario incluyen formación al respecto.

¡Fórmate ya! Es hora de escoger el mejor curso de Ayudante Técnico Veterinario

¿Sabías que el sector veterinario está al alza y que cada vez se necesitan más profesionales especializados en el cuidado de animales? Debido al aumento de mascotas en los hogares y a la proliferación de los negocios relacionados con los animales, surgen nuevas oportunidades laborales afines al sector de la veterinaria, así que… ¡Aprovecha la oportunidad!

No dudes más y fórmate ya con un curso de Ayudante Técnico Veterinario para dar los primeros pasos en tu carrera. Trabajar en lo que tanto te gusta está más cerca de lo que crees y nosotros podemos asesorarte para que puedas encontrar la academia y la formación que mejor se adapte a tus necesidades, capacidades y tiempo.

¿Quieres que nos pongamos manos a la obra? Cubre este formulario y nuestro equipo de expertos en formación se pondrá en contacto contigo para guiarte en la búsqueda del curso de Ayudante Técnico Veterinario perfecto para ti.

¡Especialízate y profesionaliza ya tu pasión por los animales!

También puede interesarte