Portada / Blog / ¿Qué hace un archivero y qué estudios necesita?
¿Qué hace un archivero y qué estudios necesita?

12 agosto, 2021 - Mayka Jimenez

Mantener la documentación al día y saber en qué lugar está cada cosa es algo esencial tanto en la Administración Pública como en la empresa privada, por eso la labor del archivero es tan importante.

La demanda de profesionales de este tipo es alta, pero para poder ejercer esta profesión es necesario contar con la formación adecuada y con unas condiciones personales que hagan que el candidato/a sea el más adecuado para cubrir el puesto.

A ello hay que sumar que los idiomas pueden llegar a ser imprescindibles. No se trata sólo de manejar alguna lengua moderna con el inglés o el alemán, sino de ser capaz de entender lenguas como el latín o el griego clásico. Esto es especialmente importante si se quiere desempeñar la labor de archivista en algún archivo histórico y trabajar con documentación antigua y de gran valor cultural.

 

Funciones del archivero

El archivista o archivero es la persona que se encarga de la organización y mantenimiento de un archivo. Es cierto que hoy en día muchas labores de documentación están digitalizadas (de esto también se encarga este profesional) pero el formato papel no desaparece y es necesario contar con alguien que se encargue de mantener bien ordenada toda la documentación.

La función principal del archivista es garantizar una buena conservación de los documentos, asegurándose de que siempre estén disponibles cuando hagan falta. Esta labor de custodiar el patrimonio documental de la empresa o de la Administración es fundamental. Pero además, el archivista realiza otras labores como:

  • Gestión organizativa del centro o servicio: implementando y gestionando sistemas de archivo que permitan optimizar el trabajo.
  • Organización documental o archivística: llevar a cabo la clasificación y organización de todos los documentos.
  • Gestión documental: a fin de optimizar los procesos de creación, recepción, modificación, circulación, etc. de los documentos.
  • Comunicación y función social: actuar como una fuente de consulta para quienes necesiten los documentos.
  • Gestión de riesgos: evaluar y proponer medidas destinadas a mitigar aquellos riesgos que pueden afectar a los documentos que están bajo su custodia.

 

Requisitos para ser archivero

Para poder trabajar como archivista o archivero es necesario tener una formación universitaria. Si hasta hace unos años existía la Diplomatura en Biblioteconomía y Documentación, hoy en día se ha transformado en el Grado en Información y Documentación.

Es una carrera de cuatro años de duración que se complementa con prácticas profesionales en empresas y con un trabajo de fin de grado en el que el alumno debe demostrar que es capaz de una aplicación práctica de los conocimientos teóricos que ha adquirido a lo largo de su tiempo de formación.

El temario incluye cuestiones tan diversas como propiedad intelectual, catalogación de materiales especiales, políticas de información, gestión y marketing de unidades de información, archivística, Historia del documento, tecnologías de Internet o análisis y descripción del libro antiguo. Combinando la formación clásica del archivista con conocimientos de última generación relacionados con las nuevas tecnologías.

Además de la formación universitaria, también existen Ciclos Formativos de Grado Medio y de Grado Superior que capacitan a los alumnos para poder desarrollar la labor de auxiliar o técnico de archivo, respectivamente.

Perfil profesional del archivista

Además de tener la formación adecuada, es importante que el archivista o archivero tenga una serie de habilidades personales que pueden llegar a ser imprescindibles en el desarrollo de su trabajo:

  • Ser metódico y una persona con gran atención por los detalles.
  • Tener habilidades de comunicación.
  • Interés por la Historia y por la gestión de la información.
  • Conocimientos de informática para gestionar bases de datos.
  • Interés en las nuevas tecnologías, que cada vez se aplican más en este ámbito.
  • Ser una persona con iniciativa para acercar la información a los usuarios.
  • Gran capacidad de organización del trabajo.
  • Ser muy ordenado/a.
  • Capacidad de trabajo en equipo.
  • Aplicar siempre la honradez, ya que algunos documentos a tratar tendrán carácter confidencial.
  • Ser cuidadoso a la hora de tratar ciertos ejemplares que pueden ser delicados o frágiles.

 

Sueldo de un archivista

El sueldo de un archivista depende del cargo que ocupe, el sueldo medio anual está en torno a los 13.800 €. Ahora bien, este  sueldo siempre se puede complementar con labores accesorias como dar charlas o conferencia si el archivista es, además, un experto en su materia.

Lo que se cobra también depende mucho del lugar de trabajo. Por ejemplo, el sueldo en una biblioteca o una empresa suele ser más bajo que si se trabaja en un archivo histórico o si se trabaja directamente para la Administración Pública.

 

El futuro está en los datos

Hoy más que nunca el futuro está en los datos, por eso la labor el archivista nunca deja de ser necesaria. Lo que ocurre es que estos profesionales deben adaptar sus conocimientos a las nuevas tecnologías.

Si te interesa desarrollarte profesionalmente en este sector es necesario que te formes adecuadamente. Ya sea cursando la carrera relacionada o con cursos complementarios que, por ejemplo, te ayuden a obtener puntos en las oposiciones de auxiliar de bibliotecas. Una de las salidas profesionales de un archivista. 

Y, tratándose de información, no podíamos acabar este artículo sin hacer referencia al Big Data, una disciplina que cada vez gana más importancia. Un campo en el que cualquiera debe formarse adecuadamente. 

Sea cual sea tu interés y vocación, en cursos.com te ayudamos a que encuentres la mejor formación. Selecciona el curso que quieras hacer y nosotros te asesoramos para que encuentres las mejores academias donde cursarlo. ¡Te esperamos!